Elías, Correa para los corruptos

El fútbol es una profesión tan corta como malagradecida. Conscientes de esto, muchos de quienes lo practican abonan el terreno mientras están activos en otros oficios o profesiones para una vez llegado el momento del adiós tener escampadero que permita, por lo menos, mantener a raya las culebras de planta. Uno de estos  precavidos fue Elías Correa, recio volante santandereano que dejó lo mejor de su talento en la primera línea del mediocampo cardenal a comienzos de los noventa. Correa, autocrítico, sabía que un jugoso 10% de una eventual transferencia a un Parma o a un Milan definitivamente no iba a llegar a su vida. Por eso, tomó precauciones y desde muy temprano incursionó en la arena política como concejal de Piedecuesta, Santander.

Una vez terminado el período emigró a Bogotá, donde, dado lo discreción que demandaba su cargo, no eran frecuentes sus apariciones en la gran prensa. Por eso, cuando por fin un medio puso sus ojos en él -no importa que fuera la revista del club- le hizo caso a su equipo de asesores encabezado, dicen, por un entonces principiante Ravi Singh, y más que hablar de su desempeño en la cancha, de su sed de títulos o de su inquebrantable compromiso de complacer a la hinchada, prefirió referirse a su floreciente carrera política. “Poneme ahí que quiero ser alcalde de Piedecuesta”, dicen que le sugirió al reportero que, sorprendido por el lado B del volante, no tuvo problema en complacer a este caudillo del medio campo.

La carrera -futbolística- de Correa duraría unos años más con pasos por Junior y Tolima. Se retiró a finales de los noventa y por razones que desconocemos abandonó su plan B. Previsivo como era, tenía un plan C: montó, con éxito, una escuela de formación deportiva. No sabemos si en el pensum de su escuela está la materia “Constitución y democracia”, pero de lo que sí estamos seguros es que este es un buen momento para que Elías, ahora con el apoyo de la comunidad bestiarista, retome su carrera política y, siguiendo el ejemplo de René Higuita, se lance como candidato para las elecciones del próximo mes de octubre. Ahí le dejamos el eslogan de la campaña.

  • Alzamendi

    Me imagino a Moreno De Caro averiguando los trámites para cambiar su apellido a Correa y adoptar ese pegajoso eslogan de campaña…CORREA PA’ LOS CORRUPTOS.

  • Revoluxion

    fue compañero de cancha y peluqueria de otro grande … Robert Villamizar … es cierto … muy limitados para jugar futbol … pero que ganas para dar pata y empujar … grandes exponentes de la táctica fritanga … Definitivamente muchos de los muertos del equio 2011 deberían ver cómo jugaban ese par …

  • http://facebook adan cambindo

    creo que elias era un crack y robert si era un judador como mas de estrategia y de excelentes movimientos sin balon limitados de futbol el que dice eso lo dice por que son de bucaramangga si fueran de cali o medellin ni siquiera estarien en es bestiario…

  • carlos tulio fory

    excelente judador…