Las despedidas siempre son duras, sobre todo por la sal de las lágrimas

Por , 30 abril 2011 11:20 pm

Para 1995 hubo un cambio de rumbo en la vida periodística de Javier Hernández Bonnet. El presentador daba un giro y escapaba hacia Caracol Televisión, después de haber tomado toda la cancha en el Noticiero 24 horas. En esta ocasión, la despedida que le hicieron Paula Jaramillo y Ana María Trujillo -sus coequiperas en el set- fue como debe ser usualmente ese instante: alegre, con muestras de fortaleza y sin dramas. Así como deben ser las despedidas para que quien se va, llegue al siguiente puerto con la tula llena de buenos augurios y no de nefandos recuerdos lacrimógenos. Y en Caracol se consolidó definitivamente su trayectoria, prueba de que, en efecto, un egreso sin show, es de buena suerte.

Una década después hubo otra despedida. En Caracol, pero a diferencia de la del Noticiero 24 Horas, ésta estuvo plagada de  lágrimas y drama. Jorge Alfredo Vargas estaba abotagado, María Lucía Fernández acabó esa tarde-noche con los Kleenex y hasta Paulo Laserna -usualmente inmutable- dejó escurrir un lagrimón sin necesidad de pedirle ayuda a un amigo. Hernández Bonnet se alejaba de su puesto sólido en Caracol para arriesgarse con la política. Su sueño: conseguir una curul en el Congreso. Tal vez si en esa oportunidad no le hubiera dado por llorar al unísono a todo el canal, el buen Javier estaría hoy entre proyectos de ley y sesiones extraordinarias. Pero no le alcanzó -por muy poco- en términos de votaciones.

¿Una despedida con lágrimas trae la sal? De acuerdo a este ejemplo puntual sí, porque tras su primer adiós, Hernández se consagró como gran figura de la TV. Y no hubo un solo sollozo.

 

  • Marko

    Si, sin olvidar que este tipejo se lanzo al senado como miembro del partido de las camisas negras Colombianas, de Laureano Gomez, de Misael “toque de queda” Pastrana, de Belisario “señores del Ejercito, maten a esos hptas de la corte suprema” Betancourt, de Noemi “toma de palacio NO!, futbol SI!” Sanin, de Andres “zona de despeje” Pastrana, de Andres Felipe “AIS” Arias; del partido de la Direccion Nacional de Estuperfacientes; mejordicho el fatidico Partido Conservador Colombiano.

    (A todas estas, feliz 1 de Mayo! Polo por siempre! — sin las ratas de la ANAPO, porsupuesto).

  • J.S.

    http://www.youtube.com/watch?v=AfJMdxHMMbE Acá el video contemporaneo de la despedida lagrimona de Caracol.

  • pepito grillo

    creo que paulita y ana maria son dos cerros de azucar lo suficientemente grandes para haber contrarrestado la salmuera de bonice…

  • http://sanvorphalack.blogspot.com/ Vorphalack

    A este tipo no le quitan la sal ni con las despedidas, vuelta a la manzana el 31 de diciembre, baño de las 7 hierbas, visita a Regina 11 y el profesor Numar, toma de Yagé en la Mesa Cundinamarca con el taita Orlando Gaitán, oración a Santa Martha con el profesor Salomón, peregrinación a la tumba de Omaira en Armero, la cruz del Gólgota de Totono Grisales, agua florida de Murray y Lanmann, jabón destrancadera, línea esoterica de Walter Mercado, profecía en la iglesia del MIRA (entre otras cosas, la Moreno Piraquive solia merecer tapón, ya los años le hacen estragos), visita de rodillas al milagroso de Buga, oración a Pablo Escobar, hablandole al oído a Leo Kopp ni vodoo en Buenaventura… este señor es la versión occidental de la mujer de Lot; si no es así, recuerden la sal que le echó a Juan Pablo Pino y que todavía no se le quita.

  • Charlie Harper

    Esperando para ver a Paulita Jaramillo y, en la edición, sólo muestran al horrible bigotón. Que decepción…

  • Lorena Mesa

    Y nadie lloró por el bigote, toda una institución futbolísitica…!!

  • Settimo

    Fué comentarista del desaparecido PSN.. en ese tiempo alternaba con Caracol? tuvo despedida en ese momento?

Panorama Theme by Themocracy

A %d blogueros les gusta esto:
Cheap Beats uk Cheap Beats ralph lauren sale ralph lauren outlet uk Christian Louboutin Cheap Christian Louboutin shoes ping g30 driver wholesale golf doudoune moncler pas cher doudoune moncler homme