Fin de semana del «Bombardero»: de por qué es mejor no vender humo al emigrar

El artículo es de finales de 1992. A los cinco meses Iván regresaba a Barranquilla con sus corotos, precolombinos incluidos. Pachequito fue a recogerlo.