De Sir Hamilton para el mundo: la postal de Francia'98

Los colombianos recordamos el Mundial de Chile a través de la imagen de Lev Yashin entre desconcertado e iracundo tras el gol olímpico de Marcos Coll. Casi treinta años después, la postal de Italia'90 corrió por cuenta

de Freddy Rincón y su celebración del empate contra Alemania. La de Estados Unidos -para desgracia de toda una nación- no puede ser sino el trágico autogol de Andrés Escobar. ¿Y Francia?

El pasito tun-tun de Léider Calimenio tras el gol contra Túnez, dirán algunos. Pero no. Hechas las indagaciones, la unidad investigativa del Bestiario del balón pudo establecer que si bien la mayoría de los colombianos quisieran que este fuera su recuerdo insignia del mundial francés -lejos, el más insípido en insulso de los cuatro- no lo logran.

Y no lo consiguen porque en el medio se les atraviesa con modales de trauma infantil el madrazo con adición de guayazo que Sir Hamilton Ricard por motivos todavía desconocidos le propinó a la cámara que estaba llevando el partido a millones de hogares en todo el planeta.

¿Qué lo llevó a comportarse de esa forma? Es un enigma aún. Pánico escénico tal vez. O quizás alguna cámara, siendo él más jóven, irrumpió en su intimidad y desde entonces les tiene fobia. O quien quita que, como dicen que ocurrió en su fugaz paso por Santa Fe, su nombre ya engrosara el listado de morosos del bar del hotel y que el lente indiscreto le haya revelado al barman que no era ningún integrante de ningún grupo de música tropical que había cruzado el charco para rebuscárselas en bares latinos. Explicaría la ira que al quedar en evidencia se le cerraría inmediatamente la línea de crédito que había logrado con mucho esfuerzo abrir.

Vía SergioCG.

zp8497586rq

3 opiniones en “De Sir Hamilton para el mundo: la postal de Francia'98”

  1. En el partido siguiente frente a inglaterra (por cierto, el ultimo partido mundialista de colombia a la fecha), me imagino que despues del correspondiente regaño, Sir Hamilton, como todo un lord ingles, acepta su error y  decide que reivindcarse(?) ante las pantallas del mundo entero repartiendo besos cual reina de belleza en pleno desfile de balleneras. No se si el remedio resulto peor que la enfermedad. (ver video en 0:07 al 0:16)
    http://www.youtube.com/watch?v=v8fxpe-XsjM&feature=relmfu

Comentarios cerrados.