Saeta rubia, tabaco rubio…

Al mejor estilo de las edificantes y educativas campañas realizadas en los Simpsons con los “Cigarrillos Laramie”, un deportista de alta competencia se prestó para ser imagen de la famosa marca de cigarrillos Lucky Strike.

Pero no fue cualquier Edison Suárez, Einer Viveros, Juan Carlos Guazá Lucumí o Sebastián Alderete el elegido por la tabacalera para que fuera su imagen oficial. “La saeta rubia” Alfredo Di Stéfano, considerado como uno de los mejores jugadores en la historia del fútbol de todos los tiempos, posó donairoso, con ese bello halo nostálgico de los futbolistas de antaño, más bohemios que deportistas (y por tanto, parece que de mejor calidad), con el faso en la mano diciendo a los cuatro vientos que Lucky Strike era su tabaco predilecto.

Hoy, esas poses tan bellas estilo “Charro” Moreno (crack, fumador y chupador) o ésta que acompaña estas líneas, parece que son parte del pasado. No porque se hayan erradicado: siguen chupando, fumando y jugando. Pero no en avisos de publicidad, sino en Pachanga & Pochola.

¿Dónde quedó el garbo, señores?

Imagen cortesía www.museovintage.com.

Ricardo Henao’91

“Jueegooo limpiooo, por favor señooores”.

Show del gol Criptón

“Y ahora nuestro muy imitado pero nunca igualado show del gol Criptón…”.

Cante aunque no cante con Marcelo Trobbiani

Pasaron Belisario Betancur con su voz ronqueta que alguna vez anunció su responsabilidad por la hecatombe del Palacio de Justicia, Fernando González Pacheco, otrora figura televisiva que salvo “Yo tengo ya la casita” no tenía más repertorio en su carpeta, James Mina Camacho, el “Sucundún” del arco santafereño, Virginia Vallejo, la diva de los setentas y ochentas que tenía más panza que Edgar Vivar, Juan Guillermo Ríos, el anchorman colombiano, Amparo Grisales, la maja desnuda salida de un salón de belleza…

El anfitrión siempre era el viejo gozón de Jimmy Salcedo, hoy disfrutando de una estancia frugal en el más allá tras una vida llena de brillantez y excesos. Su piano blanco Baldwin era la excusa perfecta para hacer cantar a las figuras de la farándula y el deporte criollo.

Jimmy no se quedó corto en invitados y la producción de “El Show de Jimmy” trabajaba con ahínco para conseguir personajes rutilantes. Las secciones más importantes de este musical eran a saber los sketches de humor de los “Meros Recochan Boys” con Hernando Casanova, Jimmy Salcedo, Claudio Soto y Wilson Viveros y “Cante aunque no cante” , precursor del karaoke y de las evaluaciones al banquillo. Uno de los invitados a esta sección fue Marcelo Trobbiani, cuando andaba por Millonarios, en los albores de 1985. Este es el testimonio gráfico, un verdadero incunable.
.

Javier Hernandez Bonnet modelo 89

El último grito de la moda en trajes para la presentación deportiva lo luce en esta foto el ahora exitoso presentador manizalita Javier Hernandez Bonnet por esa época presentador deportivo del noticiero 24 Horas. Se trata de un elegante saco en fino paño inglés blanco colección “prohombres de Envigado”, combinado con una audaz camisa a rayas que hace un juego perfecto con un frondoso bigote..

El Cuchuflí

Precursor de los actuales “Tenores del fútbol”, Teledeportes con Hernán Pelaez y Carlos Antonio Vélez contó con una tecnología que aún está lejos de ser siquiera igualada. Esta tenía como estandarte este curioso dispositivo del que brotaban como rayos laser y después de que Pelaez oprimiera el boton correspondiente las imágenes de la nota a seguir.

Al diablo con la fibra óptica, que nos empaquen Internet, que no nos vengan a meter los dedos en la boca con Ipods, tecnologías blue tooth, wireless y gsm; en el Bestiario del balón nos quedamos con la tecnología de vanguardia del Cuchuflí.

.