Lorenzo Nazarith

Vivió casi siempre bajo la sombra de otros que nunca lo dejaron demostrar sus verdaderas condiciones como arquero. En Millonarios tuvo a Vivalda, que no lo dejó oler jamás un partido y en Bucaramanga al mítico Luisito Landaburu, que no era una maravilla, pero que le alcanzaba para ganarle el puesto a Nazarith

De Buenos Aires, Cauca, Lorenzo se especializó en reconocer cuán mullidos o duros eran los banquillos para los suplentes, pues la mayor parte de su carrera se la pasó sentado, al lado del entrenador, oyendo indicaciones para aquellos que sí tenían la fortuna de jugar.

Pero él no se quedaba con las ganas de sentir el público rugiendo por los goles o aplaudiendo sus atajadas. Entonces cada diciembre era uno de los habituales integrantes de las nóminas de los clubes que cada diciembre disputan el tradicional torneo del Olaya, en Bogotá.

Los recuerdos lo ligan más a instituciones probas y de reconocida tradición como Apuestas Monserrate y Montaña y Fandiño y Nazarith, buen tipo él, se conformó con ese pedazo del ponqué que el fútbol le dio.
.

3 opiniones en “Lorenzo Nazarith”

Comentarios cerrados.