El fallido truco playero de Rubén Cuevas

Habría que ser el inspector Ruanini -inmortalizado en «Sábados Felices por Carlos «Mocho» Sánchez»- para poder revelar el misterio que envuelve esta imagen en la que nuestro mítico y apreciado Rubén Cuevas tiene atrapado en el caucho de su pantaloneta su documento de identidad.

Dicen los que conocen los pasillos húmedos de los camerinos del estadio Olaya Herrera que un día Cuevas se fue a jugar un partido importante con su «Olaya-Millonarios» enfrentando a «Lácteos Montaña y Fandiño» en uno de esos lindos clásicos que se ve en el suroriente entre diciembre y enero.

Ese día Rubén olvidó llevar su tula deportiva para guardar sus implementos personales y a falta de lockers y casilleros en los vestidores del Olaya, tuvo una brillante idea: le pidió de urgencia unos guayos a un compañero y acudiendo a un truco playero, usó sus inseparables tenis «pisahuevos» para guardar tres billetes de quinientos pesos, las llaves de la casa y su cédula en la punta del zapato. Ahí ningún ladrón iba a buscar, eso era seguro.

Todo fue negro esa tarde: como Cuevas acostumbraba atajar con sus «Pisahuevos» jamás se pudo acostumbrar a los guayos adidas Beckenbauer talla 36 que le prestaron. Calzando 42, no podía saltar ni caminar el área; le metieron cinco. Triste, regresó al camerino y se dio cuenta que sus amados Croydon habían desaparecido y con ellos, los 1500 pesos, las llaves que tenían el llavero con la leyenda «¿Dónde dejé las hijueputas llaves?» y sus papeles.

Por eso nunca más volvió a dejar su cédula abandonada. Y mucho menos sus pisahuevos. Y cuando iba al Rodadero dejaba sus pertenencias en el hotel o llevaba colgado al cuello el tubo-monedero color flúor, ese que no deja mojar los billetes..

8 opiniones en “El fallido truco playero de Rubén Cuevas”

  1. Tipica prevencion de quien sabe que se puede ganar un varillazo o un planazo en su entorno deportivo

  2. No sé si está cantando el himno nacional, bostezando o contándoles un chiste a sus compañeros de ’Olaya Millonarios’.

    Ese uniforme tan escuelero… a lo mejor lo hicieron los de Stadium…

  3. Quizás Cuevas haya empeñado o vendido su Yoyo russell para comprar un nuevo par de pisahuevos, y así perdimos un campeoón mundial de Yoyo.

Comentarios cerrados.