Millonarios antes de Hernán Silva

GildardoGomezPaisaDef

Antes de Hernán Silva y su fatídica noche del 26 de abril de 1989 la rivalidad entre azules de Bogotá y verdes de Medellín no superaba a la que, por decir cualquier cosa, los azules tenían con los blancos de Manizales o a la que los verdes podían tener con el Unión Magdalena.

Este ambiente libre de tensiones permitía, por ejemplo, que de buenas a primeras un jugador paisa de Millonarios, el buen lateral Gildardo Gómez, apareciera en el

camerino de la sede deportiva disfrazado de cuidacarros de las Acacias sin riesgo de caer a la salida en garras de una jauría de fieros barrasbravas. Barrasbravas difíciles de espantar incluso sancando  sendos chorizos antioqueños del carriel, por supuesto.

Hoy, ver a Gerardo Bedoya  de poncho, sombrero y carriel en predios del club sería tan grave para los hinchas azules como descubrir que Víctor Aristizábal tiene tatuado un escudo de Millonarios en el talón derecho. Ambos casos serían motivo de levantamientos, disturbios, cismas, linchamientos.   Sería algo tan grave como ver a Arnoldo Iguarán besando el escudo de Nacional o, pónganle, a un León Darío Muñoz haciendo lo propio con el azul.

zp8497586rq
jfdghjhthit45

21 opiniones en “Millonarios antes de Hernán Silva”

  1. Es una tontería lo de esas peleas regionales, a no ser que sea para botar un chiste flojo y ya.

    Por otro lado recuerdo que Gildardo Gomez era de los pocos jugadores que respondían a los periodistas sin las famosas muletillas de siempre. En su momento estaba en vigencia el «de que» de Freddy Rincón.

  2. Por cosas que se narran en el post, y por la mala copia que han hecho unos pocos antisociales del barrismo argentino, se han causado estas odiosas rivalidades.

    Quiero anotar que la rivalidad de Nacional y Millonarios se gestó mucho antes del cuento con Silva Arce, más exactamente en los octogonales de 1988.

  3. Aunque la incitaciòn a la violencia la iniciaròn los medios de comunicaciòn, primero radiales por alla a finales de los ochenta, luego el Binomio de los canales privados y ahora como lo observamos por internet.

  4. Ese es el inefable Biderman, de verdad? parece más bien un hijo de pepe Cortisona paisa, no le falta sino el decir «prosigase mi don»

  5. Esta fue una rivalidad aumentada a punta de prensa y «mandarina», al igual que la que exsite con América. Las verdaderas rivalidades históricas de Millonarios fueron siempre con el Cali y Santa Fe, cuando de estos tres no se escapba el nombre del campeón, pero no estaban condimentadas por elementos regionales ni políticos (como algunos han creído que Santa Fe representaba a los liberales y Millos a los conservadores).

  6. que raro que desde eso millonarios no volvio a ganar nada, bueno creo que la mercopobre que alguna vez tambien le ganamos una final en fin detalles…

  7. Siendo hincha d Nacional y antioqueño, a mi no me escandalizaría lo de Aristizábal y el escudo de Millos tatuado, jugadores como Raul y Pasarella fueron hinchas de Atléctico de Madrid y Boca respectivamente, a mí me parece que eso de las rivalidades y los antagonismos es una solemne idiotez y más si de fútbol se trata.

  8. Otra cosa que me parece absurda es eso que si yo le hago gol a mi ex-equipo no lo «fe´tejo» (Leer palabra entrecomillada con acento argentino) por respeto a la hinchada es lo más imbécil que uno puede escuchar, si yo dejo de trabajar en una empresa donde lo dí toda y es otra la que me está pagando, me importa un carajo todo lo de más, al fin y al cabo es el jugador el que hace por el equipo, pero el equipo no tiene la obligación de hacer algo por sus ex-jugadores.

  9. Señor SCU, el título me parece que es un tanto provocativo, y a Ud no le gusta para nada que en su blog se armen polémicas por viejos resentimientos.

  10. Entiendo su punto, Disco, pero no me parece. Más allá de lo que pasó con el arbitraje de Hernán Silva esa noche lo cierto es que ese partido marcó un antes y un después en la rivalidad entre Millonarios y Nacional, a eso alude el título.

  11. Yo lo entiendo desde su misma perspectiva, pero eso no garantiza que todos lo hagan, pues Ud sabe que hay unos que tienen esa rivalidad tan marcada como el más radical de los dogmas.

  12. No sé si sobre indagar un poco más sobre el cuándo los mal llamados «barras bravas» colombianos se plagiaron (y de mala forma) los ideales que promulgan. Pensaría yo que al inicio de los noventa llegaron esos malos ideales, que convirtieron al fanatismo futbolístico en una situación anómala a nivel social, contrario a la fiesta que generaba muchas décadas atrás, donde uno podía tener de vecino a un hincha del rival de patio y todos los días podían tomarse un tinto sin ningún problema.

  13. Si Gildardo jugara hoy día en Millonarios, mínimo van los Comandos Azules y lo dejan casi muerto por su atuendo. Qué vaina que el fútbol se nos polarizó de una manera tan irracional.

  14. En los medios uno de los que màs incità al odio y al barrabravismo es el tal Casale, si uds escuchan con detenimiento Caracol, veràn que Casale utiliza un verbo de violencia y ofensa en contra del Sr Ivan Mejia, y viceversa.
    Somos tan pero tan obtusos que peleeamos por ser quièn es la sede de la selecciòn. Si se ganò en Medallo sigamos ahì, pa que vamos a cambiar??

  15. La rivalidad ya existia desde 1987 (es mas habia pica desde el 71 cuando Nacional saco a Millos de la final que gano Santa Fe y en el 79 cuando Nacional y Santa Fe se aliaron para sacar a Millos por primera vez de un octogonal), desde las contrataciones de Chicho Perez y este mismo Gildardo Gomez que termino de suplente cumpliendo su contrato en Millos, por ya haber arreglado con Nacional para el año siguiente, en esa epoca Barrabas jugaba en Millos y cuando iba al Atanasio le gritaban perro hp, vendido y le sacaban pancartas y todo, increible de pensar hoy dia. Aun asi en esa 87, Millos tenia mas rivalidad con America e incluso con el Cali que con Nacional (incluso ese año se habia revivido el clasico con Santa Fe apagado por las malas campañas rojas hasta que llegaron los Arizabaleta), era mas del lado de ellos a nosotros y con el Octogonal del 88, si que se termino de afianzar, lo el 89 sirvio para que la cosa fuera reciproca en la misma intensidad y para dejar una herida en todos los hinchas azules. Lastima que esa rivalidad se haya dañado por culpa de las barras hps y el pesimo presente de Millos, pero en esa epoca si era muy buena. Aun asi creo que es el partido con mas rivalidad del pais junto a los 3 clasicos de Bogota, Cali y Medellin.

  16. La rivalidad es bastante fuerte, Hernan Silva jodio a Millonarios de una manera muy descarada, sin esa «copa» que se robaron serian un equipo como el B/manga o el Pereira. Yo no puedo sentir nada diferente a odio por Nacional.

Comentarios cerrados.