Hamir Carabalí

HamirCarabaliDef

El celebérrimo clásico en que Santa Fe derrotó 7-3 a Millonarios tuvo como saldo dos víctimas fatales. El primero, Fernando “Bombillito” Castro,  lateral bogotano que en ese partido debutaba como profesional con Millonarios y que, víctima del trauma de la goleada, sólo pudo jugar un partido más en primera división  (contra Pereira, la fecha siguiente).  El segundo fue Hamir Carabalí, recio defensor central que para la época ya registraba una importante trayectoria en Millonarios, Quindío, Santa Fe, Pereira, Unión y Once Caldas y que en ese partido reaparecía en su casa matriz gracias a una segunda oportunidad que le daba el entonces técnico azul Moisés Pachón.

Valga decir que Carabalí sólo estaba en los planes de Pachón. Para hinchas, periodistas e incluso algunos jugadores fue toda una sorpresa ver su nombre en la alineación del equipo con el que Millonarios arrancó la temporada 1992. No era un desconocido, pero si fue una gran sorpresa encontrarlo esa tarde haciendo pareja de centrales con el hoy técnico de Rosario Central, Ariel Cuffaro Russo. Y fue víctima fatal porque un buen desempeño esa tarde le habría garantizado la permanencia en la defensa azul, cosa que era sinónimo de un relanzamiento de su carrera. Pero no. Haber hecho parte de la zaga responsable de haberle dado el vistobueno a siete goles del rival de patio fue motivo suficiente para que Carabalí no volviera a aparecer ni siquiera por el banco de suplentes.

Al año siguiente recaló en el Atlético Huila y luego pasó también por el Real Cartagena. Para esa época, todavía no se exportaban futbolistas a El Salvador.