Christian Tamayo

A comienzos de 1998, meses antes del mundial de Francia, el “Bolillo” sorprendió al país futbolístico incluyendo en la convocatoria para un partido amistoso contra San Lorenzo a un tal Christian Tamayo. Se trataba de un jovencito de Palmira, del registro del Boca Juniors de Cali, que no había debutado aún como profesional y que ni siquiera había hecho parte de selecciones juveniles. En ese momento se dijo que semejante excentricidad era parte de una nueva tendencia que se imponía en el fútbol mundial que consisitía en “ir acercando” a la selección mayor a futuras promesas para que adquirieran roce internacional, supieran qué era una concentración y aprendieran a lidiar con la prensa deportiva. Fue así como los áulicos de “Bolillo” hicieron ver este suceso como algo perfectamente normal que además nos ponía a la vanguardia mundial en el tema de manejo de jóvenes valores. Fuera lo que fuera, el país entero puso sus ojos en quien tenía que ser un superdotado, un niño aventajado que hacía historia al ser el primer jugador que sin haber debutado como profesional ya hacía parte de una selección mayor.Una vez más, el país tenía motivos para creer que se estaba ante el advenimiento de un fenómeno.

Finalmente el partido contra San Lorenzo, como es costumbre, se perdió y Christian no debutó. Todo lo dicho sobre esa “nueva tendencia” cayó en saco roto pues para las siguientes convocatorias no hubo más sorpresas de este tipo quedando más que demostrado que la convocatoria de Christian no fue sino uno más entre los exóticos caprichos del técnico que, en todo caso, no estuvo excento de suspicacias. De Christian nada se volvió a saber y, para ser sinceros, era bastante predecible que la sal que sobre el vertieron los acusiosos reporteros que dieron cuenta de su temprana convocatoria surtiera su infalible efecto. Sin conocer cual fue la verdadera motivación del Bolillo para hacerle tremendo daño a una jóven promesa el hecho es que Christian debió haber quedado eternamente agradecido para con Hernán.
.

  • http://[email protected] Anónimo

    Pero, ¿Algo así no pasó con Andrés Escobar? ¿No era un novato, recién en primera, cuando lo llevaron a la selección para jugar contra Inglaterra en Wembley?

  • GV

    No Petrit, la situación es muy diferente, para la epoca del partido en Wembley, Andrés Escobar ya era titular del Atletico Nacional, le habia quitado el puesto a Nolberto Molina. Era joven, pero no un novato, ya habia debutado en primera y era dueño del puesto en su club.

  • GV

    Me recordó usted a alguien que alguna vez salió a ridiculizar un comentario mio sobre Candelo en una página chilena, sin contar con que, no obstante la propiedad que pretendió demostrar, su dato estaba completamente errado.

  • http://[email protected] Anónimo

    Pues no estoy seguro y tal vez esté equivocado pero tenía entendido que Andrés Escobar jugaba en el equipo del Calazans en Medellín y que de ahí lo llevó Maturana para Nacional y en poco tiempo a la selección. Además, Molina se salió solo de la selección Colombia. Por supuesto que Escobar venía de familia de futbolistas y que su hermano ya era jugador profesional.

  • GV

    No, Petrit, creame, seguro que si. Ya Escobar era titular del Nacional.

  • http://subterraneabogota.blogspot.com Anónimo

    Recuerdo ese episodio ridiculo del nuestro futbol: los chupavergas del Carlos Antonio Velez y demas lambones del futbol colombiano extasiados por la convocatoria de Tamayo…. y el Bolillo diciendo guevonadas en la radio…. que pobreza!!!

  • http://[email protected] Anónimo

    Tamayo jugo algunos partidos con el Huila por allá en el 99 o 2000 si mal no recuerdo, pero nunca mas supe de el…

    ya es bien sabido y no es un secreto para nadie que el Bolillo es gay, a mi me parece que esa convocatoria tan rara pasa por ese lado, de mas que era el amante o algo asi… no hay otra explicación.

  • DIABLO AMERICANO

    Nuestro fútbol da para todo… solo a alguien de tanta ’sapiencia’ como Gómez se le pudo ocurrir semejante idea tan brillante.

    No sería descabellado que, si viviera, convocara como arquero a Blas de Lezo…