Wilfredo Rincón

Por , 3 junio 2008 8:04 pm

En un reciente consejo de redacción, Juan Carlos Bodoque, asistente de divulgación, planteó el interrogante de si los oyentes más jóvenes que han tenido el valor civil de superar el minuto 30 de las más recientes ediciones del Radiobestiario conocían la historia del personaje que dio vida a nuestra algún día estelar sección “El Wilfredo Rincón del recuerdo”. La pregunta de Juan Carlos tuvo acogida y se decidió que era una buena idea rendirle un justo y merecido homenaje a este talentoso pero incomprendido futbolista bogotano de la década de 1980.

Hubo consenso en que la importancia de comenzar por recordar que la década de los 80 no fue la más generosa con el talento nacional y peor si este despuntaba en la capital de la república. Fueron muchos los jóvenes valores que se perdieron por esos años en que a los equipos bogotanos, Millonarios en este caso, les sobraban los recursos para recorrer el país y el continente en busca de figuras. Para los talentos locales, esos que crecían silvestres en la finca de la Autopista Norte, no había muchos ojos ni oportunidades. Sólamente lugares, estos sí de sobra, en el equipo de reservas o, en el mejor de los casos, en el Deportes Quindío, escuadra que en esa época fue una especie de subsidiaria de los azules, situación que llevada al presente, sería como la del Deportivo Cali y el Atlético Huila, el Centauros y, nuevamente, triste y de ninguna manera milagrosa historia, la del “Deportes Atlético” Quindío.

Volviendo a la Autopista Norte, hay que decir que una de estas promesas que se cansó de esperar su turno en el plantel profesional azul, de cruzar La Línea cada que había tres días para visitar a la familia en Bogotá y de dar la vuelta olímpica en tenis y sudadera cuando los compañeros del plantel lo hacían en guayos y sin camiseta fue Wilfredo Rincón. Bogotano, formado en las inferiores azules, mientras esperaba una oportunidad de mostrar su talento y consolidarse en la primera embajadora, estuvo no sólo en Armenia (1986) sino también en Manizales con el Once (1984) y, para cerrar la experiencia cafetera, en el Pereira (1988). Cansado de las oportunidades que no le daban, terminando la década colgó los guayos. Pocos meses después, las puertas de plantel profesional azul se abrirían de par en par para los jóvenes talentos formados en casa. Demasiado tarde..

  • Feloarias

    Gracias por la aclaración, cuando hablaron de Wilfredo Rincón, creí que se referían al hermano tronco de Freddy Eusebio.

  • Anónimo

    Wilfredo podria haber tenido un paso Fulgurante por la tarima del show de las estrellas, si se hubiera dado cuenta de su pinta de baladista ochentero, con pecho inflado y aire sobrador, aunque especialmente con su mechon "ganador"

  • 051274

    Y su compañero de viaje por el país era Federico Valencia, juntos en Millonarios y el Pereira, actualmente, Valencia, entrenador del equipo de fútbol de la Universidad de la Caja Agraria en Bogotá (para seguir él con su perfil bestiarista), adonde se me iban los balones cuando jugaba fútbol en el barrio colindante; qué lástima que en esa época el no hacía las veces de recogebolas, le hubiera pedido un autógrafo otra vez. 
    jotagé gomezó

  • http://www.facebook.com/profile.php?id=579825992 Cristian Alvarez Guevara

    Muy buen delantero, a lo matador Kempes 

  • http://www.facebook.com/profile.php?id=579825992 Cristian Alvarez Guevara

    Yo lo vi jugar por millonarios y vi un delantero fuerte , rapido, con excelente gambeta y gran cabezaso. Concuerdo a lo matador Kempes.

  • http://profile.yahoo.com/F7XFIOGO2JGL6BBPJXQUENINGU Juan Carlos

    Anonymous, ese era Manuel Rincón. Que brilló antes que Freddy por muy poco en Santafé para luego consagrarse al bestiarismo. 

Panorama Theme by Themocracy

A %d blogueros les gusta esto:
Cheap Beats uk Cheap Beats ralph lauren sale ralph lauren outlet uk Christian Louboutin Cheap Christian Louboutin shoes ping g30 driver wholesale golf doudoune moncler pas cher doudoune moncler homme