Eduardo y sus videos

no images were found

Cuando era jugador, «que «el Mecato» nos robó», «que «Chucho» Díaz me persigue», «que Armando Pérez no me entiende». Después, como técnico, «que el «Cacharrito» nos tiene en la mira», «que la comisión arbitral nos acosa», «que el mundo del fútbol gira en contra de los intereses del Chicó». Finalmente, ya de directivo, «que el alcalde de Tunja me incumplió», «que el del Gremio se poposeó», «que al Chicó nunca lo van a dejar ser campeón». Bien sea como jugador, técnico o directivo el caso es que Eduardo Pimentel siempre ha vivido entre videos. Más que el fútbol, su verdadera vocación en la vida son los videos, tal y como lo prueba esta imagen, que data de 1986 cuando el joven Eduardo combinaba entrenamientos y partidos con la atención de «Batiamax», su negocio, de videos, por supuesto, en el norte de Bogotá. Allí, dicen los que saben, solía quejarse de que los clientes no rebobinaban los casetes, de que se los entregaban tarde, de que se hacían los pendejos con las multas e, incluso, insistía que algunos santurrones le grababan fragmentos de Silvestre y Piolín sobre escenas de soft porn.

Por último, si se observa con atención, se podrá ver como, temiendo una conspiración en su contra por parte de la Empresa de Energía Eléctrica de Bogotá, dispuso ubicar una lámpara Coleman en un punto estratégico del local. «Uno nunca sabe, yo sé que a esa gente no le caigo bien», dicen que le oyeron decir.

no images were found

Detalle de la lámpara Coleman que mandó instalar Eduardo.

21 opiniones en “Eduardo y sus videos”

  1. ¿Ustedes cómo hacen para hacer dos post candidatos al mejor del año en una semana? No sé si me reí más con el truco de Rubén Cuevas o con este.

  2. juajuajua excelente post y me uno a Orlando, este y el de Ruben Cuevas deben estar en el poker de candidatos de mejor post del año.

    No notan, por aquellos dias, un extraño parecido entre Eduardo y Rafael Robayo, esto es, claro, antes que Eduardo conociera de primera mano el bisturi

  3. Varias cosas:
    1.No creo que sea Pimentel, está sonriendo y no puteando a alguien.

    2.¿Cuál fué el motivo por el que Pacho Maturana tenía vetado a Pimentel?

    3. Me acuerdo del coro en varios estadios, sobretodo en el Atanasio Girardot: "Pimentel Hijueputa Pimentel".

    4. Creo que ya hay un candidato a final de año para disputarle a Aristizábal el premio Vidrio en la media.

  4. Hacía bastante no veía la “zapatilla” Adidas “Tres Tornillos” conseguida “original” en Miami de la Caracas con 58, combinada, además, con el “bota tubo” y el cuello tortuga “renglón de ferrocarril”. Al man (que seguro estaba alquilando “Amadeus” o “Gremlins II”) le hizo falta la “ovejera”…

  5. Uy don Pereven pero esos tennis eran soberbios! que delicia esa epoca 80’ntera cuando en san andresito vendian cosas originales de verdad verdad.

    La camiseta del negro pimentel tambien esta de lujo y el cliente tiene facha de estar alquilando ’’el ultimo americano virgen’’

    Muy grande bestiario!

  6. Faltaria por agregar que por esos años campeoniles de Millos, Oscar el "pajaro" Juarez y Juan Carlos el "nene" Diaz colocaron una jugueteria llamada "el Nene y el Pajaro".
    Logicamente el local era atendido por sus dueños en los ratos libres.
    Tratare de enviarles una foto "escaniada" de la propaganda que salia en la consabida revista Millos.

  7. Uyyy sera que tendran la saga de locademia de policia, mi pobre angelito, depredador, la armadura de dios, sopa de gemelas para verlas en el betamax que se rebobinaba con otro aparato…. y recuerdo que todas las peliculas de beta empezaban con una vaina que era como un simbolo de un centauro o una vaina de cinevideo como se ve en la caja registradora jajaaj

  8. hasta el perro pastor aleman iba a comprar los videos del negro pimentel jejeje y alcanzo a ver que un tomo de libros del 83

  9. Aquellos tiempos del betamax… Cuando Betatonio, o la tienda de barrio como la de la foto eran las que mandaban la parada. Hoy en día, apenas Blockbuster puede sobrevivir (y por supuesto, los vendedores de DVD piratas)
    Recuerdan Uds que existían máquinas rebobinadoras, ya que decían que devolver o adelantar las cintas en el mismo betamax dañaba las cabezas del aparato?

  10. Me remonté a las épocas en que íbamos con mis primos a alquilar muñequitos y que veíamos en el Betamax de ellos, un Sharp gigantesco y muy pesado con unas teclas durísimas… guardaba alguna similitud con uno de Sony al que llamaban ’de madera’, por unos acabados que la semejaban. A mi casa el Betamax llegó tarde, hacia 1989 (y en 1995 los amigos de lo ajeno se lo llevaron, por lo que fue necesario conseguir un VHS, o ’VH’ como se le dice vulgarmente).

    Lo del rebobinador fue un mito que tuvo su origen en los primeros modelos de Betamax, que sufrieron algunos daños por retroceder las cintas completamente. En las últimas series (1988 y posteriores) ese problema se superó. Hasta recuerdo que Sony repartía un plegable en las videotiendas donde decía "el Betamax necesita un rebobinador = Falso ; el VHS graba mejor que el Betamax = Falso ; hay adaptadores para ver cassettes de Betamax en el VHS = Falso", y otras más.

    Igualmente por las distribuidoras de películas de aquel entonces: Kyron, Cinevideo, y otras que ahora no recuerdo.

    Los tenis del cliente, sí, eran muy bonitos pero caros también… a que el hombre está alquilando Garganta Profunda…

    Recuerdo que una vez vi a Pimentel en un casino de la 19 con 122 donde apostaba como loco (y perdía) repetidamente.

  11. juaaaaaaa, desternillante post… ya que dieron con el origen paranoico de Pimentel, no me extrañará si algún día ustedes encuentran por ejemplo, lo que hay detrás del cambio que tuvo Umaña al pasar de su alborozado afro-micrófono al sombrío semblante de los crespitos emo que lo hacen querer tirarse desde un primer piso..

    Y sobre rebobinadores, recuerdo algunos que estaban disponibles para alquilar y que venían en forma de Lamborghini Diablo o de marranito y que alumbraban con la compuerta (o el hocico) abierta… pobre Eduardo, cuántas migajas de galletas saltinas y colillas de cigarro no le habrá tocado sacar de allí…

Comentarios cerrados.