Eduardo y sus videos (II)

no images were found

Dicen los que estuvieron con él que un buen día de 1986 Eduardo se levantó asustado y esto le dijo a su compañero de habitación, Luis Norberto «el Huevito» Gil: «Lucho hermano, no sé, siento que en cualquier momento me pasan el preaviso y tu sabes que eso es bombeada fija…y yo qué hago hermano, me voy a casar y no sé hacer nada más». De nada sirvió que Gil, viejo zorro, le insistiera una y mil veces que tranquilo, que era joven y talentoso y que dos malos partidos no iban a acabar con su prometedora carrera. Eduardo, envideado, decidió que no estaba por demás capacitarse en un oficio alterno, así fuera de embolador. «Porque uno nunca sabe», se le volvió a escuchar. .

11 opiniones en “Eduardo y sus videos (II)”

  1. A mí ya me está dejando de sorprender la capacidad fuera de toda medida que tiene el bestiario para encontrar este tipo de fotos…

  2. En esas epocas era mas caro mandar a embolar cualquier par de tenis, porque la lengueta inflada tenia mas cuero que una billetera.

  3. Notese la tranquilidad de Pimentel. El sabia que si se "descachaba" con el betun Cherry, no se iba a notar porque el Huevito no tenia medias.

  4. En vez de invertir sus pesos en el Chicó (y así dejarnos tranquilos), Eduardo debió invertir en Cherry, Beisbol o el ya extinto Chinola, el betún increible.

  5. Yo creo que esta sobándo el tobillo del huevito Gil, claro después de un planchazo de Eduardo en el entrenamiento.

  6. CUAL TALENTO ES LO Q ME PREGUNTO YO, DE RESTO PUES PINMENTEL SE LA REBUSCABA COMO FUERA EN SUS NEGOCIOS, MIRE LO Q HIZO CON EL CHICO

  7. ahora ya entiendo porque el chico tiene manchas negras, no era por imitar el uniforme de croacia, sino porque le cayo betun a una de las camisas blancas que tenian como modelo inicial…

  8. Con ésta foto recuerdo a Eduardo Porras «Porritas», utilero de Millonarios durante mucho tiempo y al que una vez en el Club Millonarios, el «Huevito» Gil y «Barrabás» Gómez se le burlaban porque Porritas concedió a regalarme una camiseta del equipo, y les decía:» le voy a regalar una de mi colección personal, no alguna de ustedes dos», mientras Barrabás y el Huevo, se carcajeaban y le decían «qué milagro, se le pasó la tacañería» o algo por el estilo. Yo me había quitado  mi camiseta anterior y decía que se mojó para hacer más creíble mi fiebre por una casaca albiazul.Y Pimentel, qué onda, pone para la foto carita seria y digna como si fuera embolador de verdad, los niños bien, haciendo teatro como debe ser; los humildes, de entrada, riéndose sabiendo que todo es patraña de patrones. 
    jotagé gomezó

Comentarios cerrados.