El drama detrás de la mona

AlexisMundialFallido

En la foto, tomada en el Isidro Romero Carbó de Guayaquil durante la Copa América de 1993, se le ve tranquilo, sonriente a Alexis. A un año del mundial estaba confiado de que, de darse la clasificación, asisitiría por fin a un mundial, todo un logro para  cualquier futbolista y más si se es nacido en un país sin la costumbre de clasificar a este evento.

Como es sabido, Colombia clasificó.  Sin embargo,  Alexis no volvió a la selección. Aún así todavía había quienes le apostaban a su convocatoria. Entre ellos estaba la gente de Panini que llegado el momento de diseñar la página de Colombia le guardaron un campito. Es más, como lo demuestra la imagen,  la «mona», «lámina» o «caramelo» de Alexis alcanzó a circular, alcanzó a llegar a los bolsillos de niños coleccionistas en Hong-Kong, Birmania y Pakistán, pero no a los de quienes hicimos el álbum en Colombia. Y no sólo no llegó Alexis a ser «mona» en Colombia, tampoco llegó a ser inscrito en la nómina final de nuestra selección.

Lo primero se debe a que, como es bien sabido, el álbum se diagrama y se lleva al mercado cuando las selecciones todavía no han definido sus nóminas, como bien lo sabe Hugo Galeano. Pero el caso de Alexis es peculiar, en la medida en que su cara fue incluida en la versión internacional del álbum Panini, más no en la local, impresa en ese entonces por Carvajal. En esta versión también se escogió a Alexis, pero en calidad de sacrificado para poder abrirle campo a Andrés Escobar, que no participó en la eliminatoria por estar recuperándose de una lesión.  Curiosamente, nadie en Carvajal se tomó el trabajo de ir a fotografiar a Andrés; consideraron más práctico colorear de amarillo y aplicar el conocido efeco «flip canvas horizontaly» la «mona» del álbum de Italia´90.

EscobarDosMundiales

Volviendo con «el Maestro», este seguramente tomó como un pésimo augurio su exclusión de la edición local del álbum, pues a las pocas semanas se enteró que tampoco haría parte de la nómina viajera. Desconsolado, a Alexis no le quedó más remedio que, suponemos, mandar comprar cajadas de monas a San Antonio del Táchira y a Tulcán para tener la mayor cantidad posible de «monitas» con su cara por si acaso los de la papelería dañaban o embolataban la pequeña lámina que, nos cuentan,  mandó a ampliar «a lo que diera» para después enmarcar.

Panini94-1

Versión Carvajal-Colombia de parte superior derecha de la página de Colombia.

Panini94-2

Versión Panini, resto del mundo.