Lugar equivocado: Arnoldo Iguarán en Santa Fe

Símbolo, héroe, crack honoris causa, ídolo vitalicio. De lejos,  Arnoldo Iguarán -que todos sabemos que en realidad es Jimi Hendrix– es uno de los jugadores más queridos por la hinchada de Millonarios. Pues bien, el buen “Guajaro” registra un paso fugaz por el rival de patio, ese al que se cansó de hacerle goles vestido de azul.

El desliz ocurrió en el primer semestre de  1983, y fue breve y sin muchos testigos. Seis meses no más después de un paso breve por el Kokoriko-Tolima y justo antes de que se pusiera la azul, por lo que un leguleyo, algún abogado experto en derecho canónico-futbolero podrá argumentar que en rigor no hay ningún adulterio acá. Terminó el apertura, cobró la prima de mitad de año y saltó al rival de patio. Allí  lo esperaba la gloria.