La explicación concluyente de la crisis de los equipos bogotanos (y, para rematar, con efecto Poltergeist).