Carlos Julio Guzmán y el homenaje a la narración en estudio

Eran tiempos de TV Cable y no de Telmex. De videos como “Cantaloop” de Us3, de “Backwater” de los Meat Puppets y de Daisy Fuentes en MTV. De decodificador Zenith en imitación madera que solamente llegaba hasta el canal 66, Tele Uno, donde pasaban Mannix y The Rookies y eran tiempos de carísimas facturas.

Eran tiempos en los que había Copa Intercontinental de Clubes y se esperaba con ansia que llegara este partido a final de año. Y ahí, amenizando la mañana dura y la cruel madrugada, Carlos Julio Guzmán aparecía con un estilo inconfundible que nos abstraía de la gritería que se veía en otras narraciones.

Y lo hacía con el fútbol español, italiano y en la Intercontinental de 1992. Eran tiempos en el que el mejor Barcelona de la historia también perdía y tiempos en los que nadie se había destemplado por los relatos de los comentaristas mexicanos. Nadie le ponía mute al televisor. Eran tiempos de Carlos Julio Guzmán.