Adivine el personaje

adivinepues012

Era, por la temporada 95/96, apenas un aprendiz en la A. Su rodaje en la segunda división no le daba suficiente experiencia, pero por su altura prometía ser un centro delantero que tal vez embocaría uno o dos goles de cabeza en el estadio Doce de octubre de Tuluá. Mientras las imágenes de televisión lo mostraban tratando de conectar centros ofensivos a diestra y siniestra -enviados usualmente por los pies de compañeros como Carlos Molina, Jorge Amado Nunes o la «Cachaza» Hernández- frente a los arcos adversarios se dio cuenta que la mayoría de ellos eran rechazos defensivos. En vez de embocarla, la sacaba lejos del área del contrincante, actuando como un defensa y no como un 9. Por eso un entrenador decidió ponerlo en su puesto original: el de zaguero central donde hizo dupla con Álvaro Aponte, hombre que tenía justo el defecto contrario: jugar como el mejor delantero del equipo adversario.