El factor X de Daniel Tílger

Hizo lo que quiso. Se puso cuantas camisetas pudo, jugó al urólogo en plena cancha y ante miles de aficionados,  supo lo que era celebrar goles vestido de azul, verde rojo, aurinegro, verdeamarelo y rojiblanco, entre muchas otras combinaciones. Sólo le faltó de amarillo de selección y eso porque le dio pereza hacer fila en la 100 para apostillar los papeles que le pedían.

Daniel Tílger alcanzó la realización personal y profesional en Colombia, pero esta fue parcial. La unidad investigativa del Bestiario del balón ha podido establecer luego de intensas pesquisas, que el delantero argentino en algún momento de su estancia por estas tierras quiso ingresar a la banda underground de trash metal «The lion’s agony» de Leonel Álvarez. Pero falló.

El cuento es que antes de ingresar, tuvo que seguir el proceso de selección. Este incluía una sesión de fotos con el instrumento al que que aspiraba, el bajo en su caso. Juicioso, el delantero cuadró fecha y una vez delante de la cámara dio todo de sí, pero fue demasiado. Al recibir el sobre con el material, Leo, despectivo y con sonrisa burlona que no disimuló entre dientes, dio el veredicto: «nuuu papá, esta pintica es puro pop, mero mainstrim, ¿sabes qué? pasáselo al monito este amanerado, el gringuito que dicen que se parece a mi ¿ah? ¿qué tal?…¿cómo se llama?…¡ Zulu! como que está montando su grupete, disque «Café Moreno»¿Ah?»¡Ja!, pero ni mandado a hacer para esos caribonitos está…»

Tílger recibió la razón, y, aunque alcanzó a dudarlo, consideró que el proyecto de Zulu era tan serio como otro Zulu que conocía, Zuluaga, «el Topolino» que lo divertía los sábados por la  noche. Y entonces archivó su anhelo.

"Dany, ven a mi (proyecto)", parece decir el popular Zulu.

Navarrete, rent a DT

Siempre lo tuvimos claro: a Carlos Navarrete la profesión de DT nunca lo llenó del todo. Varias veces nos referimos al desgano que con frecuencia mostraba sentado en los bancos de los muchos equipos que -brevemente- ha comandado. Por eso nos alegra de corazón que haya encontrado una profesión que no sólo complementa a la perfección la de entrenador, sino que además está en perfecta consonancia con su perfil profesional: la de actor de comerciales serie J. Y es que no son anuncios de productos de Natural Freshly o de Boston Medical Group, ni más faltaba. Se trata de una agencia de alquiler de carros por días, horas o meses, tal y como ocurre con sus servicios de dirección técnica. Más armónico, imposible.

Navarrete, desempeñando su profesión alterna.

Debut y casting

Es bien conocida la historia de Andrés Villegas, el hoy periodista deportivo que en su debut y despedida como arquero de Millonarios -y como arquero en general- recibió cinco goles sin que su equipo perdiera y sin que fuera catalogado como el peor de la cancha. Pero a la historia le faltaba un capítulo que hoy nuestra unidad investigativa revela: un día antes del juego y sin querer, a Andrés le dio por autoentrevistarse en en esta nota de Canal Capital. No sabemos bien, pero seguro fue una voz, un extraño impulso que lo llevó a exigirse al máximo cuando tuvo cerca el micrófono y la cámara. Por supuesto lejos estaba de saber que este sería en realidad un casting para una nueva etapa de su vida. Como lo pueden ver, delante de la cámara se mostró seguro, desenvuelto. Transmitía credibilidad por los poros. Todo lo que un comunicador debe tener.

Meses después, el destino pondría a Andrés detrás de una cámara de CityTV  a entrevistar a los arqueros de Millonarios. Es caprichoso el azar.