Junior de azul pesadilla

Muy común en las peores pesadillas es que se alteren las proporciones, se pierdan las dimensiones, que las leyes más elementales de la física pierdan vigencia, que las cuerdas vocales no funcionen, que la cabeza o los pies adquieran el peso de una roca lunar y que los colores adquieran delirantes tonos oníricos rara vez vistos cuando se está en un estado no alterado de conciencia.

Pues bien, uno de estos singulares casos tuvo lugar en abril de 2005 cuando millones de televidentes, junto con algunos miles de espectadores que asistieron esa noche al Monumental de Núñez, la mayoría en pleno uso de sus facultades y libres del efecto de cualquier barbitúrico o sicotrópico, pudieron apreciar en la camiseta del Junior de Barranquilla una tonalidad de azul propia de la más bizarra de las pesadillas cortesía de la casa barranquillera Zodium.

En efecto, en aquella noche copera, Junior -que meses atrás ya había sorprendido vistiendo de amarillo en ela final contra Nacional- tuvo a bien lucir un burdo uniforme en tono azul pesadilla con un patrocinio de Cerveza Aguila que parecía estar estampado sobre un fondo de espadadrapo que más que uniforme de competencia parecía la piyama que el patrocinador le había proporcionado a los integrantes del plantel al comenzar la temporada. La explicación no hace falta: tanto el uniforme número uno como el alterno del equipo barranquillero eran similares al tradicional uniforme del equipo de la banda, situación que obligó a la familia Char a darle vía libre al ingenio y al talento del equipo de diseñadores de Zodium.El resultado dejó muy en claro que lo de esta firma es el diseño de sugestivos jeanes que resalten la figura de la mujer barranquillera..