Lo que usted no sabía del proceso de paz

Las partes no se decidían. Aunque sobraba la buena voluntad, las prevenciones eran más fuertes. Llegaron guiños del Vaticano, de Noruega, empujones de Obama, Castro, el maestro Alessis, pero nada. A punto estaban de levantarse de la mesa cuando del cielo cayeron estas palabras que son las que hoy abrieron las puertas de una nueva “pazmanía” para el país.