Hamir Carabalí

HamirCarabaliDef

El celebérrimo clásico en que Santa Fe derrotó 7-3 a Millonarios tuvo como saldo dos víctimas fatales. El primero, Fernando “Bombillito” Castro,  lateral bogotano que en ese partido debutaba como profesional con Millonarios y que, víctima del trauma de la goleada, sólo pudo jugar un partido más en primera división  (contra Pereira, la fecha siguiente).  El segundo fue Hamir Carabalí, recio defensor central que para la época ya registraba una importante trayectoria en Millonarios, Quindío, Santa Fe, Pereira, Unión y Once Caldas y que en ese partido reaparecía en su casa matriz gracias a una segunda oportunidad que le daba el entonces técnico azul Moisés Pachón.

Valga decir que Carabalí sólo estaba en los planes de Pachón. Para hinchas, periodistas e incluso algunos jugadores fue toda una sorpresa ver su nombre en la alineación del equipo con el que Millonarios arrancó la temporada 1992. No era un desconocido, pero si fue una gran sorpresa encontrarlo esa tarde haciendo pareja de centrales con el hoy técnico de Rosario Central, Ariel Cuffaro Russo. Y fue víctima fatal porque un buen desempeño esa tarde le habría garantizado la permanencia en la defensa azul, cosa que era sinónimo de un relanzamiento de su carrera. Pero no. Haber hecho parte de la zaga responsable de haberle dado el vistobueno a siete goles del rival de patio fue motivo suficiente para que Carabalí no volviera a aparecer ni siquiera por el banco de suplentes.

Al año siguiente recaló en el Atlético Huila y luego pasó también por el Real Cartagena. Para esa época, todavía no se exportaban futbolistas a El Salvador.

Freddy Torres Acosta

Sobrevalorado defensa central vallecaucano (no confundir con su homónimo, el popular “Chito”)que gracias a una sagaz movida de Efraín Pachón y su pool de empresarios recaló en el fútbol argentino recién a los 30 años, quedando en evidencia que si no lo hizo antes, no tenía demasiado para ofrecer. Quienes tuvieron el gusto de ver su desempeño en los estadios colombianos seguramente no darán crédito a este dato. Estan en todo su derecho. Fue en el año 2000 cuando se desvinculó del Deportes Tolima –equipo en el que supo hacerse cliente frecuente del boletín de penas y castigos– y fichó a préstamo para el recién ascendido Almagro. Previamente había jugado en Santa Fe (dos partidos en 1990), en el Cúcuta Deportivo y en el Deportivo Cali. Eran días en los que la exportación de colombianos rumbo al sur estaba en pleno auge, Angel, Iván Córdoba, Yepez y Serna habían abierto una senda por la que Pachón, viejo zorro, quiso colar a su longevo pupilo.

Apenas un sólo partido bastó para cerrar su capítulo en tierras criollas y fue en una derrota 3 a 0 frente a Unión. En aquel plantel compartió entrenamientos con Chaile, Brahman Sinisterra, Aragón, Demus, Coria y Bevacqua entre otros. Con la llegada de la dupla Brown–Enrique creyó que volvería a ser considerado, y a su vez esperó con ansias a Diego Maradona como manager general de la institución. Pero no sólo no se dio esto último, sino que los técnicos le bajaron el pulgar y lo dejaron ir junto a Fabio Lenguita, Leonel Liberman, Ricardo Lunari y José Ramírez.

Sin embargo, su estadía no fue tan intrascendente como se piensa, al menos no para todos, ya que Jonathan Santana se acercó a la religión gracias a sus consejos. “Ya había aceptado a Cristo en mi corazón antes del accidente, a través de un compañero cristiano, Freddy Torres, que jugó conmigo en Almagro. El accidente no fue el factor fundamental de mi acercamiento a Dios, pero sí ayudó a aferrarme más”, declaró Jony. El moreno pasaría luego, quizás con un poco más de éxito, por el Real Cartagena (2002) y el Monagas de Venezuela. Que piola, ahí no es tan difícil.

Post en asocio con enunabaldosa, a cargo de cucu y SCU..

Orlando "La Garza" Garcés

Espigado defensa central que compartía con las estrellas de las portadas la obsesión por no revelar cuantos eran los abriles que cargaba a cuestas. Después de una dilatada trayectoria en nuestra divisional de ascenso, llegó a Santa Fe proveniente de Girardot para el segundo semestre de 1996. Su debut –2-0 contra el Cali y fin del invicto del poderoso equipo del “Pecoso”– fue promisorio: “un gran futuro le espera a este jóven valor que hoy apareció en la zaga santafereña”, dijeron algunos cronistas, “qué buen central ese pelado”, comentaron por su parte los hinchas. Lo que sólo algunos pocos sabían era que el de “La Garza” –como fue bautizado el central de Pradera– era un caso similar al de María Goretti, famosa por parecer de 20 cuando su edad real doblaba esta cifra. Igual que la diva, la cédula de la “Garza” revelaba algo que su fachada se empeñaba en ocultar: había nacido en 1970 y eran 26 los años que acumulaba el día de su debut.

Alternando con otros referentes del pasado reciente cardenal como Adelmo Vallecilla, Óscar Upegui y Diego Tello, Garcés se mantuvo en el primer equipo hasta comienzos de 1999 cuando inició una carrera descendente con escalas en Neiva –ciudad a la que suele ir a templar lo más granado del fútbol capitalino– y Santa Marta, en donde puso su granito de arena para el primer descenso del Unión. Hace poco se publicó una lista con los más veteranos de la primera B en la que la “Garza” brilló por su ausencia. Con base en esto podemos deducir que su carrera, como la de la fugaz presentadora de Chispirrinmiringuirichi, comenzó tarde y terminó temprano. .

Eduardo Orozco

“Chalo: Santa Fe (Millonarios) está jugando sabrosito sabrosito, Jairo. Yo veo a este equipo bien paradito, las líneas estan bien sincronizadas y de no ser por la infame actuación de Panesso esto ya estaría dos a cero a favor del cuadro capitalino. Voz Comercial: Industrial de poleas, toda clase de poleas en hierro y aluminio…(se interrumpe la cuña, se escucha un bullicio) Orozco, Orozco, pero por Dios, Orozco… (silencio con bullicio de fondo)…. gol gol gol gol gol gol gol gol gol gol gol goool del Unión, Huila, Quindío, Junior, Nacional, etc”.

Sus frecuentes yerros en las canchas del país inmortalizados gracias al inolvidable estilo del “Fútbol visitante” hicieron del central barranquillero Eduardo Orozco un símbolo de la vulnerabilidad de los equipos capitalinos en sus incursiones fuera de la ciudad. Todo esto gracias a que, como pocos, tuvo la oportunidad de militar en ambos bandos constituyendose así en un referente compartido de las gestas fallidas que Jairo Moncada y “Chalo” Gonzales llevaron a los oídos de fanáticos pegados al transistor en una tarde marchita de domingo. De Orozco se puede decir también que pese a ser de la cantera azul (eterno capitán de las inferiores), se le recuerda más por sus tardes con la roja, club en el que militó entre 1993 y 1996, previa participación en la zaga del Cóndor. Hizo también parte de la selección Bogotá sub23 de comienzos de los noventa junto al “Pocillo” Díaz, Juan Carlos Niño, Fabian Martínez y Jaime Leonardo Rodríguez, entre otros.

A Millonarios regresó en 1997 cuando la lesión de Osman López motivó su inscripción a última hora para la Copa Libertadores, torneo en el que desperdigó todo su talento y elegancia al defender –a su actuación contra Peñarol en el partido de primera fase en el Centenario no la ha podido borrar el paso del tiempo–. Su paso por Millonarios duró lo que duran dos peces de hielo en un whisky on the rocks; sus constantes imprecisiones precipitaron su salida una vez sentenciada la eleminación de los azules del torneo continental. Desubicado, buscó refugio en el Tolima grande, donde fue acogido primero por el Tolima y después por el Huila, último registro que se conserva de su trasegar..

Miguel “El Fercho” González Palacio


Imagen cortesía de Gráficas Guarichas.

Aunque ya se habló de “Fercho Durango” en este mismo blog, el zaguero samario que hoy concita nuestra atención fue comparado con el mítico rival de Gallito Ramírez y amigo del profesor Parsifal y la maestra Kalalú e ícono publicitario de una concesionaria de automóviles (recordar el famoso slogan de “¿Y de tu carro qué?”), no solamente por su mero aspecto físico sino por esa seductora habilidad para trompear y dar pescozones a los atacantes que merodeaban por su guarida.

Claro, es que nunca le tocó bailar con la más bonita y el pobre de “Fercho” curtió sus nudillos, similares a una manopla, en intensas batallas defendiendo los colores del siempre glorioso Unión Magdalena, no sin antes haber hecho la pasantía en la Selección Magdalena campeona juvenil de la Copa Coca-Cola en 1980. Estuvo en el Bucaramanga rompiendo cejas, lanzando jabs, crosses y demás golpes pugilísticos que no fueron suficientes para galvanizar la última línea de los búcaros, en donde desde Nazarith hasta el pirata Ferrer tiraban la toalla para que no los golearan.

Después de naufragar y llenar de escupitajos el balde, tuvo un asalto memorable como comandante de la durísima zaga de Cúcuta Deportivo en 1988. Al lado de otros duros como Luis Murillo, Carlos Mario Estrada y Pedro Blanco, rompieron rótulas al por mayor y los dividendos de tanta agresión fueron jugosos: clasificaron a los motilones al octogonal de 1988.

Lo que llama la atención es que el “Fercho” jugaba, como cualquier número 10 de talento, con las medias caídas. Y había una explicación: González Palacio era primo de Carlos “Pibe” Valderrama ya que era sobrino de Juana, la madre del ídolo de Pescaíto. De su primo copió ese estilo desfachatado de vestir, pero eso nunca disimuló su estilo de juego, similar al de un boxeador luruaqueño.
.

José "El boricua" Zárate

Contribución de YoSoyElCarlos

Recio defensa central barranquillero que fuera una institución en la zaga del Medellín de finales de los setenta y principios de los ochenta. Paso obligado de casi todo central costeño (tronco o calidoso) que se respete, el agreste mulato hizo sus primeros pinitos en el Junior, equipo en el cual comenzó a desarrollar todo el arsenal que haría historia años después. En aquellos pretéritos tiempos, lejanos aún de los Andrés Escobares, Iván Córdobas e incluso de los Luis Carlos Pereas, el Boricua resultó un obstáculo temible en todo el sentido de la palabra para la delantera rival. El caimán Sánchez, viejo zorro él, lo convocó y lo mantuvo como titular fijo para la exitosa selección subcampeona de América en el 75 donde hizo pareja con el histórico guerrero Miguel Escobar.

Fue entonces cuando el Medellín, con la particular sapiencia que siempre ha demostrado en sus contrataciones estelares, puso sus ojos en él. Hechas las gestiones, el “Boricua” debutó en el Poderoso en el 76, dando inicio a una historia de sinsabores que sólo terminaría en 1983. Por ganas, enjundia, entrega y amor a la camiseta el hincha rojo cogió con cariño al pedernal zaguero en esos años de sólo derrotas. Hay que decir, eso si, que técnicamente era tan dúctil como el papá de Jorge Bermúdez. Lento y torpe con el balón, aunque en realidad inteligente para jugar, era un martirio verlo salir jugando con el esférico. Más que un martirio, era un auténtico parto.

Sin embargo, lo que lo marcó de por vida fue su proverbial habilidad para el autogol y para generar penales. Precursor insigne de Álvaro Aponte en ese rubro, no fueron pocos los goles recibidos por el DIM en donde era directo culpable el popular “Boricua”. Partido que se respetara debía tener un gol en contra del Boricua o un penalti provocado por nuestro homenajeado. Lo curioso del hecho es que, a pesar de las puteadas, al día siguiente el fanático rojo comentaba entre risas «la que hizo el “Boricua” ayer». Sinónimo del tronco por excelencia, aportó al argot futbolístico paisa el remoquete de “Boricua” a aquel que demostraba pocas condiciones en los partidos de barrio o en los picados de los paseos de olla (su otro aporte al lenguaje futbolero criollo fue el bautizo de “Bolillo” a Hernán Darío Gómez, cuando el entonces jugador llegó un día rapado al entrenamiento del Medellín). No obstante, es necesario aclarar que no hay hincha rojo de entonces que lo recuerde con odio, más bien se le recuerda con aquella mezcla de cariño y angustia en dosis iguales. A Zárate se le quiere como se quiere al primo o al hermano díscolo.

La anécdota que resume de alguna manera su historia tuvo lugar en un juego DIM-América en el Atanasio cuando le tocó perseguir a Juan Manuel Bataglia en un contragolpe que nació en el área del América y en el que sólo el arquero se interponía entre el paraguayo y el gol. El público, angustiado de ver a Battaglia “proyectándose en velocidad”, con el Boricua persiguiéndolo, comenzó agritar: “¡tumbalo! ,¡tumbalo!, ¡tumbalo!…¡Pero no ahí!” El último grito coincidió con la falta que finalmente hizo el “Boricua” al ariete guaranì .dentro del área del Medellín. Obviamente, después del bufido de decepción general vino la unánime carcajada de resignación: ¿Y qué esperaban? Si se trata del buen Boricua, de alguna manera símbolo de aquellos años de sequías eternas, de decepciones y fracasos con nóminas rutilantes signados por la desgracia que le impedía al “poderoso” impedía ganar cualquier competición en la que hubiera algún trofeo de por medio.

El “Boricua”, por su parte, finalizó su carrera en el Cúcuta Deportivo a mediados de los 80.
.

Oswaldo Santoya

Recio defensa central sanandresano bastión de la zaga del Cristal Caldas antes de que este fuera el Once Philips y mucho antes de que fuera el Once Caldas que América conoció en la Copa de 2004.

De Oswaldo hay que decir que la suya parecía ser la carrera promedio del irredento central bravero colombiano de no haber mediado un inusual golpe de suerte en forma de excentricidad del inefable “Pacho”. Fue en el primer semestre de 1994 en tiempos del célebre invicto forjado a punta de derrotar extras uniformados cuando se dio a conocer la lista semanal de convocados –esta vez el rival era el Sao Paulo en Bogotá– que en ella aparacieron dos nombres que no estaban en las cuentas de nadie: Nestor Ortiz y Oswaldo Santoya.

Sobre la sorpresiva convocatoria del crédito sanandresano expertos sostienen que este no fue sino uno más de una serie de acuerdos a los que llegaron el gobernador del archipiélago y el entonces presidente Samper luego de que Nicaragua tentara por enésima vez a las islas con mejores perspectivas en caso de que decidieran anexarse al país centroamericano. Los maturanologos, por su parte, sostienen que esta no fue sino una excentricidad más del chocoano a la que no hace falta sobredimensionarla para que no la repita cada vez que retome las riendas de la selección mayor.

Volviendo con el afortunado de turno, hay que decir que su presencia en selección fue tan efímera como un soplido del famoso hoyo del archipiélago. El partido contra Sao Paulo, del que salió lesionado, y una palomita contra Nigeria fue todo el chance que tuvieron los isleños de sentir que al continente los unía algo más que el mero Plan 25. Contrario a lo que sucedería con su compadre Ortiz, Santoya regresaría al Once para permanecer en la fría ciudad surtidora de hidalguía por varias temporadas más. Permaneció inamovible en la zaga caldense hasta que otro desquiciado, Jorge Castillo, se lo llevó para su pomposo DIM siendo este el último registro de este isleño andariego.
.

Chedy Devenish y Alex de Alba

Contribución de Savio

Inolvidable pareja de centrales oriundos del departamento del Atlántico surgidos de la entraña del difunto Sporting de Barranquilla. Ambos hicieron parte, en calidad de bienes mostrencos suponemos, de la negociación que en 1992 llevaría al cuadro barranquillero a la heroica.

Quizás lo único que los mantuvo en la titular del Sporting entre 1989 y 1991 y del Real en 1992 fue su entrega -hay que reconocérsela-, porque como jugadores eran muy limitados técnicamente, lentos y con notables muestras de torpeza en sus movimientos. Por momentos evocaban escenas de filmes como American Ninja.

Un jugador que debe tener muy “gratos” recuerdos de Alex De Alba es Jorge Orosman “Polilla” Da Silva. En un partido que Real disputaba con América en el “Peter de Heredia” el pobre Polilla recibió un descomunal codazo por parte de Alba. Cuenta la leyenda que nunca aparecieron los dientes del jugador afectado.
.

Julio César "Mechas" Sarmiento

Cabellera larga y ensortijada, vello sobre los labios debatiéndose entre bozo y bigote, pómulos salidos y una mirada que pondría en estampida a la escolta personal de “Popeye”, “Mugre” o “Icopor”. Estos son todos rasgos de una estirpe de defensas centrales y volantes de marca colombianos que desde la década de 1980 ha tenido a bien atemorizar no sólo a sus rivales en la cancha sino a cuanto niño o anciana se topaban fuera de los gramados.

Julio César “Mechas” Sarmiento fue uno de los precursores de una estirpe a la que también pertenecieron Orlando “Salvaje” Rojas, Leonel Álvarez, Carlos Castro –el volante del Tolima-, Freddy Bogotá y Allan Valderrama entre muchos otros. Como todos los de su especie, “Mechas” se caracterizó más por su enjundia y sus notables deficiencias a la hora de medir la fuerza con la que enfrentaban a sus rivales que por la maestría y sutileza con la que despachaban a los delanteros contrarios. Debutó en el equipo de su tierra, el Bucaramanga, de donde pasó en 1989 al Cali de Wojtila, “Cenizo” Nunes, Rayo y otros que finalmente no lograría clasificarse al malogrado octogonal de ese año. Fue durante su estadía en Cali que Sarmiento fue protagonista de una nota de la sección de deportes del noticiero Criptón, a cargo en ese entonces del “estelar” Esteban Jaramillo, sobre “calvos y peludos”. Según recuerda un miembro del equipo de redacción de este humilde espacio, en esa nota Sarmiento aparecía hurgándose su cabellera “haciendo que los dedos se convirtieran en un trinche ideal para masajear esa mota tan asquerosa”.

Del “Mechas” también hay que recordar la atracción que misteriosamente ejercían él y los de su especie sobre Ricardo “Pitirri” Salazar en esa época gerente deportivo de Millonarios. Gracias a esta malsana atracción, todos los diciembres Sarmiento aparecía sagradamente en la lista de posibles refuerzos azules generando auténtico pánico en una hinchada que ya tenía suficiente con los desmanes de Rojas, Bogotá y Valderrama. Para el alivio de la parcial y para la desdicha del “Pitirri” esta aspiración suya nunca llegó a concretarse y la carrera del “Mechas” siguió su curso en el Quindío y más adelante, en 1996, en el Tolima del “Tucho” Ortiz, junto a Cassiani, Carlos Castro y Alejandro Mullet.
.

Francisco Foronda

Tosco y poco recursivo defensa central que se dio a conocer en Nacional a mediados de la década de 1990. De la misma estirpe de los Galarcios y de los Casquetes, es una verdadera lástima para el género del terror que la vida no los haya juntado así fuera en un solo partido en la misma zaga. Después de Nacional, “Pacho” aterrizó en el Once Caldas club en donde alcanzó un nivel medianamente aceptable. Gracias a la llegada de Javier Álvarez a la selección Colombia de mayores a comienzos 1999 pudo emular a otros ejemplares de su estirpe como Bélmer Aguilar y el mismo Galarcio que –aunque usted no lo crea- también llegaron a ponerse la amarilla. En el Caldas permaneció hasta mediados de 2002 cuando llegó a Bogotá de la mano con el ya homenajeado Alexander Lemus para militar en el Millonarios de Cheché Hernández. De su paso por Bogotá quedaron unas declaraciones suyas que bien resumen lo que fue su breve estadía en la capital: “yo nunca me equivoco a propósito”, afirmó después de una de las varias demostraciones de su talento que debió padecer la parcial embajadora ese semestre.

Viendo que el mercado colombiano no le ofrecía mayores posibilidades, en buena parte gracias a esas declaraciones, Foronda tuvo a bien rebuscarse un rincón del mundo en donde estas célebres palabras no habían tenido eco. Fue así como la liga de Israel, en primera instancia, y la Rusa más adelante disfrutaron de su técnica y habilidad en la zona posterior. No obstante, el mayor hito de su carrera aun estaba por llegar. Fue a comienzos de 2004, época para la que muchos en Colombia ya lo consideraban un exjugador que Francisco apareció en Gimnasia y esgrima de La Plata como refuerzo para esa temporada. Al conocerse la noticia muchos creyeron que se trataba de un error o una inocentada. Si hubieran dicho que Julio “El comandante” Romaña era el nuevo refuerzo de Racing le habrían dado más credibilidad a esa noticia. Con el tiempo, y con la ayuda de algunas imágenes de Foronda entrenando en La Plata que los noticieros emitieron para terminar de convencer a los más incrédulos, se consumó lo que a la luz de los entendidos era una pequeña pero no menos simbólica venganza del fútbol colombiano (se recuerda también el breve paso de Freddy Torres Acosta por tierras gauchas) para con su homólogo argentino por los innumerables pizzeros y taxistas que ha enviado a esta tierra con el falso título de futbolistas.

En Gimnasia, Foronda la hizo olímpica. Jugó muy pocos partidos dedicando el resto de su estadía (seis meses) a labores de índole síndical y a cobrar un jugoso cheque que, se rumora, estaba entre los de más cifras en la nómina. Terminada su estadía y haciendo gala de una sagacidad y de una desfachatez que sólo se le conoce a los nacidos por estos lares, Foronda no sólo no jugó seis meses sino que se fue encolerizado y amenazando a los directivos de Gimnasia con demandarlos.

Registra un breve paso por Jorge Wilsterman de Bolivia y actualmente milita en el Deportivo Italchacao de Venezuela. Nuevamente, un grandazo.

Con información de enunabaldosa..